info@condadodealmuza.com
El Calor Y La Humedad En El Olivo

Efectos de el calor y la humedad en el olivo

El calor y la humedad en el olivo

Hoy os traemos un interesante post sobre como influyen el calor y la humedad en olivo y por ende en el aceite de oliva , el producto final . 

Los extremos nunca son buenos, para el olivo un exceso de calor puede hacer peligrar tanto su crecimiento como su producción siendo aún más acusado este riesgo si se acompaña de un déficit hídrico .

Si durante la floración se produce un episodio de temperaturas muy altas se puede presentar un problema de fertilidad del polen ya que el calor excesivo puede anular su capacidad para fecundar los óvalos y por tanto las inflorescencias no llegan a producir fruto.

el calor y la humedad en el olivo

En caso de falta de agua , las flores abortan y el funcionamiento de las clorofilas se ve muy afectado, por lo que se produce un debilitamiento a nivel general.

El olivo frente a temperaturas altas y, sobre todo, baja disponibilidad hídrica, trata de protegerse de la deshidratación por lo que realiza un cierre de los estomas de sus hojas ya que por ellas es por donde mas transpira.

Al cerrar estomas se interrumpe también el intercambio de gases entre planta y atmósfera por lo que se a
nula la fotosíntesis
y el árbol deja de producir fotosintetizados por lo que los recursos energéticos de olivo se disputan entre el crecimiento vegetativo y el de los frutos. Por lo que gran parte de las olivas no van a llegar a buen fin y caerán del
árbol antes de madurar o se quedaran raquíticas.

No siempre sufren el calor y la humedad en el olivo de igual forma todos los arboles . Pues frente a este tipo de
condiciones adversas , los olivos de mayor edad son más resistentes y pueden amortiguar mejor tanto el calor como el estrés causado por la falta de agua.el calor y la humedad en el olivo

Por ello, para evitar dentro de lo posible que los árboles sufran, si se dan estas condiciones se puede optar por riegos frecuentes evitando así el estrés hídrico ya que frente al calor como tal no podemos luchar sin aumentar de forma peligrosa la humedad ambiental y favoreciendo la aparición  de enfermedades fúngicas (hongos).  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Search